Los mares del Sur, Gabi Martínez

Gabi Martínez es el autor de “Los mares de Wang”, uno de los libros que el club “Manu Leguineche” leerá durante este trimestre. Aquí puedes leer una entrevista con el autor.

Y a continuación transcribimos un artículo aparecido en El País

Una metáfora de la modernidad

Gabi Martínez narra el día a día de la China de hoy en ‘Los mares de Wang’

VERÓNICA CALDERÓN – Madrid – 18/07/2008

 

Son la quinta parte de la población del planeta. Poseen la lengua más hablada del mundo. Han sido llamados la “potencia del siglo XXI”. Mucho se ha escrito sobre el desarrollo vertiginoso de la China moderna, pero pocos se han ocupado en describir su día a día. Y es por ello que Gabi Martínez (Barcelona, 1971) decidió emprender un viaje a través de su costa, que narra en Los mares de Wang (Alfaguara).

“Su realidad dista mucho de la información que recibimos a través de los medios”

El periodista y escritor emprende la travesía junto con Wang, su traductor. Un veinteañero del interior, educado en el más férreo comunismo, que nunca había visto el mar. Es así como un propio y un extraño atraviesan las contradicciones de un país que está en una etapa de cambios. “La mayoría de los chinos no han viajado, ni viajarán. Muchos de ellos están descubriendo su propio país y definiendo su identidad”, señala.

El autor de Ático, Diablo de Timanfaya y Una España inesperada se topa con un país de contradicciones que “es una metáfora del ser humano contemporáneo”. Martínez describe un sitio que asume las circunstancias de su tiempo, en el que “consumismo y comunismo se abrazan sin escrúpulos”.

Su principal tarea era evitar los tópicos que rodean a China. “Intenté describir la vida que se vive en el día a día, la que va más allá de las noticias. Y descubrí que su realidad dista mucho de la información que recibimos a través de los medios”.

El viaje, que duró un año, se inicia en Pekín y recorre 21 sitios. Igual aparecen los casinos de Macao que los rascacielos de Shanghai. Junto con Wang descubre, en pequeños sorbos, las diversas facetas de un país que no termina por definirse. El lugar donde el consumismo exacerbado choca de frente con los valores comunistas sobre los que descansa la República Popular China. Un encuentro que causó singular sorpresa en Wang, según recuerda el escritor. “Era la primera vez que él vio tambalear su creencia de que el comunismo chino era intocable”.

Pero no es sólo a través de los ojos de Wang que el periodista describe a la sociedad china. En el libro aparecen varios de los extranjeros que, por muy diversas razones, la han convertido en su hogar. Borja, un español que vive en Guangzhou, explica en el libro que los chinos “no saben lo que es la depresión”. El autor explica que la sociedad china es “muy pragmática”.

“Su forma de ver al mundo es completamente distinta. Su historia les ha hecho hacerse de una filosofía de cambio. Y saben que están en tiempos de vacas gordas”, dice.

Anhelos compartidos

La apertura de China al exterior, acelerada tras la muerte de Mao Zedong en 1976, ha significado profundos cambios en el pensamiento de los más jóvenes. El autor subraya que las nuevas generaciones se han descubierto en el ejercicio de una libertad nueva en una sociedad que se regía por estándares mucho más conservadores. “Es una reacción en cadena: libertad llama libertad. Eso une a los jóvenes chinos con los del resto del mundo. Nuestra generación sufre los mismos males y comparte iguales anhelos”.

Tal cercanía es la que hace a Martínez alejarse del retrato de un supuesto “peligro amarillo”, la afirmación de que su nuevo papel de potencia mundial significa una amenaza para el mundo occidental. “Hay que entender que nuestra forma de pensar no es la misma, ni es la preponderante. Vivimos una época de mucha información, pero no conseguimos dejar del todo nuestros prejuicios”.

“Hay personas que cuando mencionas que has viajado a China preguntan: ¿todavía escupen en la calle?, ¿siguen comiendo con la boca abierta? Es comprensible que esos hábitos se mantengan cuando se trata de una generación que creció en el campo y que vive en la ciudad desde hace muy poco. ¡España era así! No hace tantos años que muchos españoles dejaron sus pueblos para vivir en las metrópolis, e igual cargaban hábitos similares. ¿Es que no tenemos memoria?”

Anuncios

Acerca de biblioteca barañain

Somos la biblioteca de barañain y todas aquellas personas que quieran compartir este espacio de poesía en torno al centenario del nacimiento de Miguel Hernández
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s