La mujer de Roma, de José Luis Martín Nogales

Nogales

Para conocer mejor a José Luis Martín Nogales, autor de La mujer de Roma, os proponemos visitar su web. Un vídeo de presentación lo podéis ver aquí.

Ángel Basanta escribió en El Cultural:

En junio presentaba en Madrid Jonathan Brown, profesor de la Universidad de Nueva York y uno de los grandes especialistas en la vida y la obra de Velázquez, sus estudios sobre el genial pintor ahora reunidos en el volumen Escritos completos sobre Velázquez. En sus declaraciones a la prensa el sabio neoyorquino recordaba la paradoja velazqueña que nos descubre al autor de Las meninas como un hombre conservador empeñado en enriquecerse y ennoblecerse y, a la vez, como un pintor revolucionario que sigue fascinando a artistas de todas las épocas sin haber perdido nada de su intensidad y su misterio.

Dos meses antes de la visita del erudito norteamericano se publicó la primera novela del profesor y crítico literario José Luis Martín Nogales (Burgos, 1955), La mujer de Roma, que deparará a muchos lectores cultos y exigentes o deseosos de provechoso entretenimiento unas horas de grata compañía en la que se cumple el ideal horaciano del deleitar aprovechando. Porque La mujer de Roma es una novela de intriga apasionante, con inmersión en el enigma velazqueño e historias de amor hábilmente ensambladas y una bien documentada recreación (novelesca) de ciertos aspectos de la vida y la pintura de Velázquez, sobre todo en lo concerniente a su admirada Venus del espejo. De esto último el autor de la novela incluye abundante bibliografía en su epílogo final de Referencias sobre la vida y la obra del pintor y su época.

La mujer de Roma es un título dilógico, pues alude tanto a la mujer amada por Velázquez en su segundo viaje a Roma, donde pintó su hermoso desnudo convertida en diosa, como a la actual amante del narrador y la efímera relación amorosa de ambos en su aventura londinense. La historia novelada transcurre en dos tiempos y en tres ciudades: Londres, donde aparece, entre los muebles de una mansión cercana, una copia de La Venus del espejo, cuyo original está en la Nacional Gallery; Roma, de donde viene Lucía, amante de Martín, y a donde, en su tiempo, viajó Velázquez con la protección de Felipe IV, pintando allí algunos de sus cuadros más célebres; y Madrid, donde la insaciable ambición de Velázquez lo llevó a ser pintor del rey, aposentador de palacio y ayuda de cámara, y a donde regresa el narrador después del fiasco de sus investigaciones sobre la copia falsificada de La Venus del espejo encargadas por el marchante londinense que lo había contratado.

Ambas historias están bien ensambladas en una trama que aprovecha los más eficaces recursos para potenciar la suspensión de la intriga. Por una lado, dicho suspense se acrecienta con la gradual investigación, efectuada en lugares tan emblemáticos como el Palacio Real de Madrid, los archivos del Vaticano y el laberíntico jardín de Villa Médicis en Roma, lo cual conduce a desvelar el enigma de tanta belleza y sensualidad en el único desnudo femenino pintado por Velázquez, sólo posible porque nació del amor del artista con una bella y noble joven romana. Por otro lado, la encrucijada sentimental del narrador, indeciso entre los brazos de su amante romana y la velada promesa de su amiga madrileña más deseada desde la adolescencia, descubre profundas conexiones con el desconcierto y la zozobra sentimental del pintor en Madrid alejado de su hermosa Venus de Villa Médicis.

La mujer de Roma tiene los ingredientes necesarios para ser recibida con placer por lectores de todos los niveles. Su trama de amores y pasiones en dos tiempos y la intriga desatada por la investigación sobre la autenticidad o la falsificación de la copia encontrada colmarán el interés de todos. Su recreación de la vida y la pintura de Velázquez será del agrado de los más cultos. De su veracidad corresponde al historiador opinar. Este crítico se complace con el elogio de una novela escrita con propiedad y elegancia estilísticas (habrá que corregir el uso erróneo de “dintel” con el significado de “umbral”en pág. 160), con una intriga de intensidad creciente y una emotiva lección que modifica y enriquece nuestra mirada sobre La Venus del espejo.

Anuncios

Acerca de biblioteca barañain

Somos la biblioteca de barañain y todas aquellas personas que quieran compartir este espacio de poesía en torno al centenario del nacimiento de Miguel Hernández
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s